AERCE, en el XXI Congreso de Directivos CEDE celebrado en Bilbao

AERCE, en el XXI Congreso de Directivos CEDE celebrado en Bilbao

Cristian Lienas y Gonzalo Fornos, presidente y vicepresidente de AERCE respectivamente, asistieron en representación de la asociación al XXI Congreso de Directivos CEDE celebrado el  pasado 29 de septiembre en el Bilbao Exhibition Centre de Bilbao con el lema “El directivo frente a la transición a un nuevo mundo”.

El evento, que también fue retransmitido en streaming y que reunió a más de 1000 directivos y ejecutivos empresariales e institucionales del país, contó con la presencia de SM el rey Felipe VI quien, como él mismo recordó al inicio de su intervención en el acto institucional, viene asistiendo desde 2001, “me gusta venir a compartir un tiempo con vosotros de reflexión, también de comprensión y conocimiento. Porque es en estos foros donde surge la oportunidad de escuchar sobre todo las ideas e iniciativas que compartís sobre los temas que, como directivos, os preocupan en cada momento; que también preocupan a los trabajadores y que inciden o afectan, por tanto, a toda la sociedad”.

En relación al futuro al que nos enfrentamos y según el monarca “estos nuevos desafíos requieren, por difíciles de entender que sean, de una nueva acción directiva a la altura de las exigencias de los tiempos, que tendrá que afianzarse en la capacidad gerencial de siempre, en la humildad ante lo desconocido y en la sobriedad y autoexigencia que requieren las diversas fases o caras con las que se irán presentando esos desafíos”.

En esta edición del Congreso de Directivos, se abordaron los temas que dibujan ese nuevo mundo al que nos encaminamos como son la situación geopolítica, el futuro de las entidades financieras, la industria como motor del desarrollo económico, la transformación de la economía española, la transición energética o la desigualdad y el pacto social.  Según palabras de Isidro Fainé, presidente de CEDE y de la Fundación La Caixa, “no podemos permitir que la desigualdad se haga insoportable y rompa las costuras sociales y políticas que tanto nos ha costado tejer”. A lo que añadió, que “las empresas no son el enemigo a combatir de la economía española sino que forman parte de la solución”. Una idea con la que coinciden el resto de las destacadas voces de la empresa española que participaron en este congreso.