Se registra un repunte de la actividad y los nuevos pedidos durante el mes de febrero

Se registra un repunte de la actividad y los nuevos pedidos durante el mes de febrero

*Según datos recopilados entre el 10 y el 23 de febrero de 2022

Según el último estudio elaborado por IHS Markit, el sector servicios de España disfrutó de un fuerte repunte en la actividad comercial en febrero, recuperándose fuertemente de la contracción causada por la variante ómicron en enero.

Conclusiones clave del estudio:

  • La relajación de los desafíos relacionados con la pandemia respalda el crecimiento.
  • El empleo crece a la tasa más fuerte en tres meses.
  • La presión de los costes persiste: las tarifas cobradas aumentan a una tasa récord.

El estudio destaca también que los volúmenes de nuevos pedidos aumentaron notablemente a medida que la actividad del mercado se recuperó, mientras que las empresas contrataron más personal a un ritmo acelerado y la confianza en el futuro experimentó una mejora.

No obstante, las presiones de los precios siguieron siendo considerables. En lo que se refiere a la inflación de los costes, esta estuvo levemente por debajo del récord del estudio registrado en noviembre del año pasado, mientras que las tarifas cobradas aumentaron a un ritmo sin precedentes.

El Índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente, que se basa en una sola pregunta en la que se solicita a las empresas que comenten sobre la evolución de su actividad con respecto del mes anterior, retornó a territorio de crecimiento en febrero. El índice subió de 46.6 registrado en enero a 56.6, señalando el ritmo más fuerte de crecimiento desde noviembre del año pasado.

El aumento de la actividad se vio respaldado por una relajación de los desafíos relacionados con la pandemia tras la incertidumbre causada por la ola de ómicron en enero. Se informó de que la demanda del mercado se fortaleció, conllevando a una mejora en los volúmenes de nuevos pedidos. En general, el crecimiento de las ventas fue el mejor en tres meses, e históricamente marcado. No obstante, persistieron las dificultades para captar nuevos pedidos de clientes internacionales, ya que las exportaciones cayeron por segundo mes consecutivo en febrero.

El incremento de las ventas y de los nuevos pedidos provocó algunas presiones en la capacidad de la economía del sector servicios. Los pedidos pendientes de realización aumentaron notablemente en febrero, después de apenas registrar cambios en enero.

En respuesta al crecimiento de las cargas de trabajo, las empresas contrataron más personal. El empleo creció por undécimo mes consecutivo en febrero, y la tasa de expansión fue la más fuerte desde noviembre del año pasado. La confianza en que la actividad seguirá aumentando ayudó a apuntalar la contratación. Los últimos datos indicaron que el optimismo sobre el futuro mejoró hasta su máxima de tres meses. Las empresas anticipan ampliamente que los desafíos relacionados con la pandemia se disiparán a lo largo de los próximos doce meses. También se prevén lanzamientos planificados de productos y una mayor inversión para respaldar los niveles de actividad.

No obstante, la presión de los costes sigue siendo motivo de preocupación. Los últimos datos señalaron que los costes operativos aumentaron a un ritmo ligeramente inferior al récord del estudio registrado en noviembre del año pasado y los encuestados informaron que muchos gastos operativos aumentaron, incluyendo los costes relacionados con el personal, la energía, el combustible y los suministros en general.

Las empresas se mostraron más que dispuestas a repercutir el incremento de sus costes a los clientes. La encuesta de febrero indicó que las tarifas medias cobradas aumentaron a la tasa más alta en más de veintidós años de recopilación de datos, y el periodo actual de inflación se extendió a once meses.

Tanto el sector manufacturero como el sector servicios se expandieron a ritmos igualmente sólidos, confirmando que la economía del sector privado de España experimentó un notable repunte de la actividad en febrero. En general, el Índice Compuesto de Actividad Total ajustado estacionalmente aumentó de 47.9 registrado en enero a 56.5, su mejor lectura desde noviembre del año pasado.

El crecimiento estuvo apoyado por un aumento notable en los volúmenes de nuevos pedidos, que también se incrementaron al ritmo más fuerte en tres meses. No obstante, las empresas tuvieron dificultades para hacer frente a esta avalancha de nuevos pedidos, y los pedidos pendientes de realización se acumularon al ritmo más fuerte desde octubre del año pasado. En respuesta, se contrató a más personal, y el crecimiento del empleo alcanzó su nivel más alto en ocho meses.

Las presiones de los costes en general se mantuvieron elevadas, aunque hubo algunas noticias positivas de la industria manufacturera, donde la tasa de inflación se atenuó hasta su mínima de diez meses. No obstante, los precios cobrados aumentaron de nuevo y, para el sector privado en general, a una tasa sin precedentes.

Comentario

Paul Smith, Economics Director de IHS Markit, comenta sobre los resultados del estudio: "Febrero ha sido un mes positivo para el sector servicios de España, ya que la actividad y los nuevos pedidos se han reactivado fuertemente a medida que se disipan los impactos adversos de la ola de ómicron. Por supuesto, los desafíos de la pandemia continúan, pero existe una confianza creciente entre las empresas de que las ventas y la actividad continuarán aumentando durante los próximos doce meses. En consecuencia, el creciente optimismo ayudó a explicar una ronda sólida y más fuerte de contratación de personal. No obstante, la presión de los precios sigue siendo una fuente de preocupación importante. Los gastos operativos continuaron aumentando sustancialmente y lo que quizás sea lo más preocupante para los consumidores y los responsables de las políticas monetarias es que las empresas mostraron un gran apetito por trasladar los incrementos de los costes a los clientes, aumentando sus tarifas cobradas a una tasa sin precedentes."